Reforma Educacional (1)

GEDC3451

La actividad comenzó con una concurrida conferencia de prensa en la sede
de la CUT a la que asistieron representantes de todas las organizaciones
firmantes del manifiesto, entre las que se encuentran ANDIME, en
representación de los funcionarios MINEDUC, CONFECH, del sector
universitario, CONES, del mundo secundario, el Colegio de Profesores,
OFESUP, de los planteles de educación superior privados, además de
CORPADE, en representación de padres y apoderados, entre otras.

En su intervención, la coordinadora de la Mesa Social por la Educación,
Yobana Salinas, señaló que la instancia es un movimiento “amplio y unitario,
donde convergen todos los actores sociales involucrados en la educación,
como padres y apoderados que expresan el sentir mayoritario de las familias
chilenas, los estudiantes secundarios, que han logrado poner en el centro del
debate la necesidad de cambios estructurales. También hay organizaciones de
trabajadores de la educación que agrupan a más de 500 mil funcionarios de
todos los niveles, desde inicial hasta universitaria”.

El Manifiesto, propone un sistema educacional que tenga como objetivo una
educación estatal, pública, universal, laica, gratuita e intercultural, con el
Estado como garante.

El documento, según lo indicado por Yobana Salinas, es un “instrumento base
que nos permite aportar e incidir en los cambios profundos que esperamos
para Chile en materia de educación”.

Dentro de sus definiciones más importantes, está la de impulsar un Sistema
de Educación Pública financiado de manera íntegra por el Estado, bajo una
institucionalidad que dependa del MINEDUC y que defina un marco regulatorio
único para todos los establecimientos educacionales en todos los niveles. Por
otra parte, se plantea el fin del financiamiento compartido, de las ATEs y otras
asesorías externas.

Además, se insiste en la urgencia de cambiar el rol subsidiario del Estado,
a uno garante de derechos. También, se apunta a devolver al MINEDUC la
administración de la educación pública, además de la recuperación de los
establecimientos bajo decreto No3.166, llamados de “administración delegada”.

Por otra parte, se propone la idea de generar una ley de carrera profesional
docente y funcionaria para todos quienes se desempeñan en todos
establecimientos educacionales que reciban recursos del Estado, reconociendo
“el rol social y el aporte fundamental de los trabajadores de la Educación, bajo
la definición de Trabajo Decente emanada desde la OIT.

Junto a esto, el Manifiesto consigna la propuesta de un Sistema Nacional de
Educación Superior, que ponga fin al endeudamiento, a la bancarización del
financiamiento de la educación superior, además del restablecimiento del
deber del Estado de regular la formación de profesionales de acuerdo a las
necesidades del país, entre otras medidas que apuntan a la democratización
de las universidades, avanzando hacia gobiernos triestamentales.

Luego de esto, la coordinadora de la Mesa Social llamó a una movilización
familiar para el próximo 26 de octubre en el Parque Almagro. A continuación,
los trabajadores y sus representantes concurrieron al Palacio de la Moneda,
donde entregaron el manifiesto, esto se repitió en el Ministerio de Educación,
donde a instancias de ANDIME, los integrantes de la mesa fueron recibidos
por un grupo de asesores de la División de Educación General, en ausencia
del titular de la cartera, Nicolás Eyzaguirre, quien se encuentra afectado por
problemas de salud, y de la Subsecretaria Valentina Quiroga, quien a esa
hora se encontraba en Valparaíso asistiendo a la votación en la Sala de la
Cámara de Diputados del proyecto de ley que crea la figura del Administrador
Provisional para instituciones de Educación Superior.

Tras el cierre de las actividades, los representantes de la Mesa Social
reiteraron su llamado a todos los trabajadores/as, estudiantes y apoderados, a
sumarse a la movilización del próximo domingo 26 de octubre.